Caminar descalzo: el antioxidante natural más poderoso

El contacto con la tierra mejora nuestra salud

Somos seres de energía

El cuerpo humano es un conjunto de circuitos eléctricos en los que billones de células transmiten y reciben energía constantemente mientras nos ayudan a realizar cada función fisiológica que hacemos y cada pensamiento que pasa por nuestra mente, todo esta impulsado por descargas eléctricas.

También somos conductores de electricidad ya que el cuerpo esta hecho principalmente de agua, en el cual se disuelven gran variedad de iones conocidos como electrolitos.  La tierra también es una entidad eléctrica cargada de una cantidad ilimitada de electrones provenientes de las tormentas eléctricas.

Cuando el cuerpo humano “un ser bioeléctrico” toca directamente la tierra y establece un contacto entre el suelo y la piel la cual es excelente conductor de electricidad, se absorbe un flujo constante de electrones, lo cual aporta beneficios y le da las herramientas necesarias al cuerpo de sanarse a sí mismo.

La forma más sencilla de hacer contacto con la tierra es caminar descalzo en exteriores.

¿Por qué es bueno tener contacto con la tierra?

Tener contacto con la tierra ayuda a mejorar la salud en muchos aspectos, pero los principales beneficios es que neutraliza los radicales libres y disminuye la inflamación crónica.

Los radicales libres son fuente de estrés oxidativo, daño general en el cuerpo, pero, también intervienen en la curación: al exponernos a un virus, el cuerpo envía radicales libres a captar electrones de las moléculas del virus, para destruirlo. El problema con los radicales libres es cuando superan a los virus, ya que comienzan a atacar todo incluyendo células saludables y una vez que las células saludables pierden un electro se vuelven radicales libres, el resultado es una respuesta inflamatoria que nunca se apaga y se vuelve crónica.

La inflamación crónica se asocia con mas de 80 enfermedades distintas, incluyendo: alergias, Alzheimer, anemia, artritis, asma, autismo, cáncer, diabetes, cardiopatías y más.

Conectarnos con la tierra es uno de los antioxidantes naturales más poderosos, es una fuente de electrones gratuitos que sirven para neutralizar los radicales libres cuando no hay lesión en el cuerpo o algún virus invasor para combatir.

Beneficios de hacer contacto con la tierra

Este sencillo placer tiene el potencial de promover la salud. En el año 2012 se publicó un artículo en el Journal of Environmental and Public Health acerca de los beneficios que aporta conectar el cuerpo humano con la tierra y eso fue lo más relevante:

  • Mejora la calidad del sueño y la sensación de descanso al despertar.
  • Disminuye de forma significativa la rigidez muscular y el dolor crónico.
  • Regula la secreción de cortisol (hormona de estrés), para alcanzar su nivel más elevado por las mañanas y el más bajo a media noche, lo que promueve mayor descanso en las noches, regula los niveles de azúcar en la sangre y el apetito, y contribuye al control del peso.
  • Disminuye la fuerza de la respuesta inflamatoria después de entrenamientos intensos
  • Aumenta la variabilidad de la frecuencia cardíaca, que es la capacidad del corazón de responder a estímulos y alterar el ritmo de sus latidos
  • Adelgaza la sangre al infundirles a los glóbulos rojos una carga eléctrica negativa más fuerte en la superficie, lo que mejora su capacidad para repelerse entre sí y de fluir por los capilares. Este efecto adelgazador de la sangre es tan potente que, si consumes un anti coagulante, debes consultar a tu médico antes de empezar a hacer contacto con la tierra.

¿Cómo conectarnos con la tierra?

La práctica es muy simple solo es estar descalzo y que los pies estén en contacto con la tierra, pasto, arena, rocas o hasta una acera (sin pintar).  Estas superficies son buenos conductores de electricidad y permiten que la electricidad fluya dentro de nuestro cuerpo.

Las superficies húmedas son mejores. El agua es un excelente conductor, un lugar ideal para caminar descalzo es justo en la orilla de la playa o el césped húmedo por el rocío de las mañanas.

Referencias

Libro: “Sana sin esfuerzo, los 9 pilares de la salud”

Autor: Joseph Mercola

Editorial: Penguin Random House, edición 2017

Alimentos que mejoran la calidad del sueño

Mejora tus horas de sueño con estos alimentos

Dormir bien es una de las cosas más importantes para obtener una salud completa. Existen diversos factores que impiden conciliar el sueño o dormir sin interrupciones durante horas, pero, también hay varios nutrientes que ayudan a que el cuerpo cuente con las herramientas necesarias para regular el sueño, consumir alimentos que los contengan es la mejor forma de asegurarse de mejorar la calidad del sueño.

Almendras

Las almendras son ricas en magnesio, el cual es indispensable para la buena calidad del sueño. Un estudio publicado en el Journal of Orthomolecular Medicine descubrió que cuando los niveles de magnesio del cuerpo son demasiado bajos, se dificulta permanecer dormido.

Aguacate

Además de ser rico en grasas saludables, el aguacate es una excelente fuente de potasio. Este mineral trabaja en conjunto con el magnesio para mejorar la calidad del sueño, entre otras cosas. Por lo regular se recomienda consumir cinco veces más potasio que sodio (esto evitará hipertensión y cardiopatías). Comer más aguacate y evitar los alimentos procesados es una excelente forma de llevar a niveles saludables la proporción de ambos minerales. Además, el potasio adicional ayudará a tu cuerpo a conciliar el sueño que tanto necesita.

Té de manzanilla

Tomar una taza de té de manzanilla antes de dormir es más que un remedio tradicional. Los científicos han descubierto que se asocia con el aumento de glicina, una sustancia química con propiedades sedantes que promueve la relajación muscular.

 Verduras de hoja verde

Las hortalizas de hoja verde como el kale, la acelga y la espinaca están repletas de minerales que promueven el buen sueño. Son ricas en calcio y excelentes fuentes de magnesio, el cual ayuda al cerebro a usar el triptófano para producir melatonina. Pueden ser consumidas en ensaladas o jugo verde.

Nuez de Castilla

La nuez de Castilla beneficia pues es una buena fuente de triptófano, un aminoácido que ayuda al cuerpo a producir melatonina.

El cuerpo sabe perfectamente como dormir. Realizando pequeños cambios en el estilo de vida y en la alimentación se puede lograr regularizar el ritmo circadiano, permitiéndonos descansar correctamente y así complementar nuestra salud.

Conoce las consecuencias que podemos ocasionarle a nuestro cuerpo por no dormir bien, en el siguiente blog:

Referencias

Libro: “Sana sin esfuerzo, los 9 pilares de la salud”

Autor: Joseph Mercola

Editorial: Penguin Random House, edición 2017

El sueño: parte integral de la salud

Dormir bien complementa la salud

De un vistazo:

Dormir es importante para complementar la salud mental y la salud en general. 

No dormir bien puede traer muchos problemas de salud desde pequeños como mala memoria, desconcentración y estrés, hasta problemas graves como desarrollo de cáncer y muerte prematura.

Realice pequeños cambios que le ayudarán a conciliar el sueño y dormir las horas recomendadas.

El sueño es uno de los grandes misterios de la vida

A pesar de las muchas investigaciones aun no hay un motivo exacto del por qué necesitamos dormir, pero lo que si es seguro es el papel que desempeña el sueño en la salud mental y complementa la salud en general.

Dormir bien se ha vuelto un privilegio en esta vida moderna, todos dormimos menos de lo que necesitamos y no nos damos el tiempo de dedicar unos momentos de relajación antes de ir a la cama, ir a la cama a la misma hora y dormir temprano.

Sin embargo, a pesar de que dediques el tiempo o hagas lo posible por conciliar el sueño y dormir toda la noche sin interrupción hay factores como el estrés y la luz, que no permiten que dormir bien sea posible.

No dormir puede causar grandes problemas de salud y afectar el desempeño a lo largo del día.

Consecuencias de no dormir bien

Mala memoria y concentración: Después de una noche de mal sueño todos hemos experimentado una dificultad para recordar detalles, pues se ve afectada la capacidad de pensar con claridad y disminuye la capacidad para resolver problemas.

Estrés: No dormir bien aumenta los niveles de corticosterona una hormona liberada junto con el cortisol en casos de estrés, ocasionando que el ritmo cardiaco se acelere, aumenta la presión arterial, tensa los músculos y ralentiza la digestión. El estrés también es causante de varios problemas de salud, incluyendo:

  • Dolores de cabeza
  • Estreñimiento
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Hipertensión
  • Obesidad

Aumento de peso: Cuando se duerme poco, se disminuye la producción de leptina (hormona que induce saciedad) y aumenta la ghrelina (hormona que induce el apetito), esto hace más difícil la pérdida de peso.

Debilitamiento del sistema inmune: Dormir mal aumenta la probabilidad de enfermarnos. Investigaciones recientes señalan una conexión entre el ritmo circadiano (reloj natural del cuerpo que marca los periodos de sueño y vigilia) y la actividad de ciertos genes que ayudan a detectar y combatir virus y bacterias.

Envejecimiento acelerado: No dormir suficiente también contribuye a el envejecimiento prematuro. Esto es por que durante el sueño profundo se libera la hormona del crecimiento humano la cual nos ayuda a vernos y sentirnos mas jóvenes.

Desarrollo de cáncer: Dormir mal aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer, esto se puede deber a que la melatonina, una hormona que ayuda a regular el sueño parece tener propiedades anticancerígenas

Muerte prematura: La falta de sueño altera el reloj maestro del cuerpo; el ritmo circadiano. Las alteraciones del ritmo circadiano influyen en el aumento de peso, trastornos del estado de ánimo, cardiopatías y muchos problemas de salud. Las personas con insomnio tienen más probabilidad de morir en forma prematura.

¿Qué hacer para dormir bien?

Dormir bien requiere constancia, las horas perdidas de sueño no se recuperan, de manera que no sirve de nada dormir más en fin de semana con el fin de recuperar el sueño de las desveladas entre semana.

En general se recomienda acostarse temprano para dormir lo suficiente entre 7 y 8 horas diarias, sin embargo, la mayoría alcanza apenas el mínimo.

Para poder dormir bien tenemos que afinar nuestro ritmo circadiano, cada célula y tejido del cuerpo tiene su propio ritmo de 24 horas determinado por un reloj maestro del cerebro: un conjunto de células conocidas como núcleo supraquiasmático.

El cuerpo humano esta sincronizado con la luz del día para estar despiertos y la oscuridad de la noche para dormir.

Sin embargo, actualmente nos desvelamos y estamos rodeados de luz artificial (televisión, lamparas, celular) esto engaña al reloj maestro y le hace creer que es de día cuando en realidad es de noche, por lo que no envía la señal de dormir.

Recomendaciones:

Limita el uso de dispositivos electrónicos por las noches ya que pueden alterar el ritmo circadiano. Hay aplicaciones para los dispositivos que filtran la luz azul de las pantallas, ajusta el brillo y la tonalidad según la hora del día.

Oscurece tu habitación lo más que puedas con cortinas oscuras, procura que la luz del reloj sea roja y que esté lejos de tu rostro o puedes usar un antifaz para dormir.

Elimina las distracciones de tu recamara (pueden ser aparatos o cosas que transmitan alguna luz o sonido), permite que tu habitación sea exclusiva para descansar

Sé constante, ve a dormir a la misma hora y diseña una rutina diaria para antes de dormir como hacer estiramientos, ejercicios de respiración, leer, etc. Apégate a esta rutina lo más que puedas para que se transforme en un hábito.

Referencias

Libro: “Sana sin esfuerzo, los 9 pilares de la salud”

Autor: Joseph Mercola

Editorial: Penguin Random House, edición 2017