Aguacate: un superalimento

¿Por qué debemos incluir el aguacate en nuestra dieta diaria?

El aguacate se clasifica como fruta, la buena noticia es que no es alto en fructosa, al contrario, es rico en grasas saludables monoinsaturadas, ayuda fácilmente a aumentar nuestra ingesta de grasas y disminuir los carbohidratos.

Es una fruta proveniente del árbol llamado Persea americana, es originario de américa central y América del sur, los principales productores de aguacate son: California, FloridaMéxico, la República Dominicana, Brasil y Colombia. 

Son muy populares por su extraordinario sabor, su peculiar consistencia y su asombroso color, es un fruto que se puede utilizar de muchas maneras en el arte culinario.

El aguacate se puede considerar como un superalimento por sus increíbles nutrientes esenciales, entre ellos destacan:

  • Las grasas monoinsaturadas: Los aguacates y el aceite de aguacate son de las fuentes mas ricas de grasas monoinsaturadas y son realmente buenas para el corazón y el cerebro ya que previenen enfermedades cardiacas, cáncer, deterioro cognitivo y otros trastornos.
  • Carotenoides: son compuestos químicos que dan el color a algunas frutas y verduras, el más común es el Entre los beneficios que nos aportan es reducir la inflamación y promover la inmunidad.
  • Ácido oleico: Es una grasa monoinsaturada que puede mejorar la memoria y la actividad cerebral. Además, ayuda en la absorción de los carotenoides.
  • Vitaminas A, E y K: Estas vitaminas liposolubles ayudan de manera integral con otros minerales esenciales (como magnesio y zinc) y también influyen en factores metabólicos.
  • Vitaminas B y C: El cuerpo no produce por si mismo las vitaminas del complejo B y vitamina C y tampoco se almacenan en el cuerpo, así que un alimento que nos ayudara a reponer estas vitaminas es el aguacate.
  • Potasio: Contiene mas potasio que un plátano, consumir aguacate nos ayuda a mantener en equilibrio nuestros niveles de potasio y sodio (lo que previene enfermedades cardiacas e hipertensión).
  • Fibra: Los aguacates contienen mucha fibra soluble la cual ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y facilita la digestión.
  • Proteína: Contienen una gran cantidad de proteína vegetal, son el alimento ideal para la construcción de masa muscular magra y la quema de grasa sin aportar tanta azúcar.
  • Acido fólico: Es una fruta ideal para mujeres en etapa de embarazo ya que el ácido fólico previene defectos genéticos y defectos del tubo neural, en los niños ayuda al crecimiento y desarrollo correcto y en cualquier etapa de la vida previene la anemia, Alzheimer y cáncer.
  • Fitonutrientes (polifenoles y flavonoides): Son compuestos antiinflamatorios fundamentales para reducir trastornos inflamatorios y degenerativos que afectan a todas las partes del cuerpo articulaciones, corazón, cerebro, órganos internos y más.

Un aguacate al día te mantiene lejos del doctor

referencias

https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2013/01/17/avocado-benefits.aspxhttps://draxe.com/avocado-benefits/http://www.mercola.com/infographics/avocado-uses-health-benefits.htmhttp://www.biodiversidad.gob.mx/usos/alimentacion/aguacate.html

La realidad de los aceites vegetales

¿Aceites vegetales?

¿Son saludables?

Las grasas son un macro-nutriente indispensable para el buen funcionamiento del organismo, son la principal fuente de energía para el cuerpo y ayudan en el transporte y absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K. Sin embargo, hay unas grasas más buenas que otras.

En esta ocasión nos enfocaremos en hablar acerca de los aceites vegetales. Los aceites vegetales son sustancias extraídas de las semillas u otras partes de las plantas, principalmente de: girasol, soya, palma, maíz, cártamo, canola y más.

Mucho se ha dicho que son la mejor opción para cocinar por su origen “natural” y ser grasas poliinsaturadas. Utilizar aceites vegetales es una práctica cada vez más habitual para cocinar, además son muy accesibles por su bajo costo.

Razones por las cuales los aceites vegetales son dañinos para la salud:

  • La mayoría de los aceites vegetales están hechos de cultivos transgénicos altamente procesados.
  • Otra razón es que los aceites vegetales son ricos en grasas omega 6 el cual causa inflamación dentro de nuestro organismo y aumenta el riesgo de muchas enfermedades degenerativas.
  • Al momento de ser calentados, especialmente en altas temperaturas, se convierten en productos de oxidación.
  • Pueden convertir el colesterol bueno en colesterol malo por medio de la oxidación.
  • A medida que el aceite se calienta y se mezcla con el oxígeno, se hace rancio, no debe ser consumido ya que causa directamente enfermedad vascular.
  • Los ácidos grasos poliinsaturados tienen enlaces altamente perecederos que reaccionan con el oxígeno, esto crea una avalancha de radicales libres que convierte los ácidos grasos normales que hay en el cuerpo en peligrosas moléculas de gran energía que se comprime alrededor, y que causan estragos de manera similar a los de la radiación.

En resumen:

El aceite que dice ser “100% vegetal”, es una mezcla de los restos de otros aceites y posee un poder químico altamente reactivo, muy oxidante que compromete la salud y genera niveles elevados de inflación y radicales libres. Las semillas o vegetales no son grasosos por naturaleza.

¿Cual es el aceite ideal para cocinar?

Otro de los aceites vegetales más populares es el aceite de oliva (proveniente del prensado de la aceituna la cual si es aceitosa).

Es una grasa monoinsaturada, sin embargo, no es recomendada para cocinar, solo debe consumirse en frió (regularmente se usa en ensaladas).

Debido a su estructura química la exposición al calor hace que sea muy susceptible al daño oxidativo. Hay que tener mucho cuidado y mantenerlo en un lugar fresco y oscuro, debe asegurarse de tapar bien la botella después de usarlo ya que cada vez que el aceite esta expuesto al aire y/o a la luz se oxida.

Las grasas saturadas son la mejor opción para cocinar.

Actualmente se ha comprobado que las grasas saturadas no son malas, al contrario, tienen muchos beneficios para la salud cerebral e inmunológica. La dieta ideal para que nuestro organismo funcione correctamente debe ser alta en grasas y moderada en carbohidratos.

El aceite de coco y la grasa animal (manteca) son las mejores grasas para cocinar ya que son estables, duraderas y son menos susceptibles al daño por el calor.  No se oxidan ni si quiera al estar expuestos a temperatura ambiente.