Estreñimiento: La epidemia silenciosa

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento es una afección común y se define como una dificultad para tener evacuaciones intestinales, menos de tres evacuaciones por semana.

Una evacuación intestinal es el proceso que ocurre cuando los alimentos que se consumen pasan a través del sistema digestivo, el cuerpo toma los nutrientes que necesita y el resto se transforma en las heces. Cuando hay un caso de estreñimiento las heces son duras, secas y pequeñas, inclusive pueden llegar a ser dolorosas y difíciles de evacuar.

Actualmente muchas personas sufren estreñimiento, es tan común que no se le da la importancia que debería. Para muchos el tema de las evacuaciones es un asunto personal y privado que no se toman el tiempo para hablarlo con sus médicos o informarse acerca de este problema de salud.

El estreñimiento común dura solo por un periodo corto y no es peligroso, el tratamiento no tiene dificultad alguna, sin embargo, si el estreñimiento común no se trata este puede convertirse en un caso de estreñimiento crónico en donde puede requerir hasta cirugías.

Síntomas del estreñimiento

Estreñimiento común:

  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Dolor al evacuar
  • Sensación de ir al baño, incluso después de evacuar
  • Sangre o mucosidad en las heces
  • Pasar un día sin tener ninguna evacuación

Estreñimiento crónico:

  • Fisura anal (un desgarre alrededor del ano)
  • Retención fecal
  • Hemorroides

Causas de estreñimiento

Dieta baja en fibra: Es la causa más común de estreñimiento ya que la mayoría de las personas llevan una dieta rica en alimentos procesados y carbohidratos refinados dejando atrás el consumo de verduras que son muy buena fuente de fibra. La fibra favorece el transito intestinal y ayuda a dar consistencia a las heces.

Falta de actividad física: Permanecer la mayor parte del día en reposo moviliza o disminuye la función intestinal.

Medicamentos: Algunos medicamentos pueden causar estreñimiento, incluidos: antidepresivos, antiácidos, suplementos de calcio o hierro, anticolinérgicos, anticonvulsivos, narcóticos y diuréticos.

Estrés: Sufrir nervios, insomnio o ansiedad produce que el sistema digestivo no actúe correctamente y eso se traducen en constipación. El intestino y el cerebro están intrínsecamente relacionados y cuando una persona se siente estresada, preocupada, ansiosa o deprimida experimenta un impacto en su sistema digestivo.

Falta de líquido: El poco consumo de agua causa dificultad de los movimientos intestinales.

No prestar atención a las ganas de ir al baño: Puede sonar ilógico, pero es común ignorar las señales que el cuerpo nos da para defecar, ya sea por evitar ir a un baño público o por estar trabajando y no tener el tiempo de hacerlo.

otras causas: 

  • En la etapa del embarazo
  • Edad avanzada
  • Síndrome premenstrual
  • Hipotiroidismo
  • Menopausia

Tratamiento

Hacer cambios en la alimentación es un tratamiento efectivo para evitar y eliminar el estreñimiento. Es importante incluir en nuestra alimentación lo siguiente:

Alimentos altos en fibra, principalmente se encuentra en verduras crudas y si es posible con cáscara. Además, las verduras de hoja verde son muy buena fuente de magnesio el cual ayuda a mejorar el estreñimiento.

Los líquidos tibios o a temperatura ambiente, especialmente cuando se consumen en la mañana (o en ayunas), tienden a estimular la digestión se recomienda un poco de té, o un vaso de agua tibia con jugo de limón.

Beber agua natural, es la mejor forma de mantenerse hidratado, además la fibra necesita agua para pasar a través del sistema digestivo y formar heces.

Otro tratamiento para el estreñimiento es hacer cambios en el estilo de vida:

Realizar ejercicio aumenta la actividad y el movimiento muscular intestinal, además de que la actividad física también ayuda a aliviar el estrés.

Controlar el estrés, ya que este se manifiesta de diferentes maneras en el cuerpo puede aumentar la tensión muscular y descontrolar las hormonas como el cortisol así que reducir el estrés puede ayudar a evitar el estreñimiento.

Como ejercitarse fácilmente

¡No necesitas invertir mucho tiempo!

Realiza pequeños cambios y obtendrás grandes resultados

DE UN VISTAZO

Varios estudios han demostrado que pasar la mayor parte del tiempo sentado, aumenta significativamente el riesgo de morir prematuramente.

Los ejercicios cardiovasculares no son tan efectivos como nos lo han dicho, hay mejores estrategias para ejercitarte.

Entrenamientos por intervalos de alta intensidad y los potentes beneficios que aportan, sin invertir demasiado tiempo.

Movimientos intermitentes

Actualmente varios estudios han demostrado que pasar muchas horas ininterrumpidas sentado puede afectar gravemente su salud.

No estamos diseñados para ser sedentarios, llevar este estilo de vida, puede aumentar el riesgo de morir prematuramente.

¿Cómo cambiar esto, si mi trabajo me implica estar de 8 a 12 horas sentado frente a una computadora o algo similar?

Hacer cualquier tipo de ejercicio no contrarresta las horas que pasamos sentados, pero hacer movimientos corporales conscientes en tu día ayuda de forma significativa.

La doctora Joan Verkinos trabajó durante 30 años para la División de Ciencias de la Vida de la NASA, en su libro “Sitting Kills, Moving Heals” descubrió una manera de interrumpir el sedentarismo.

Llegando a la conclusión de que el cambio de postura es en realidad lo que beneficia la salud.

“No necesitas moverte durante horas, lo único que debes hacer es ponerte de pie con frecuencia para cambiar tu postura”

Estos movimientos intermitentes estimulan el fortalecimiento de los músculos y mejoran la circulación.

Puedes hacerlo cada 15 minutos, aproximadamente 32 veces al día para una jornada de 8 horas de trabajo de oficina.

Hay aplicaciones o pulseras de entrenamiento físico que pueden recordarte que necesitas moverte.

 Ejercicio formal

Si bien, mantenerte de pie con frecuencia es beneficioso para contrarrestar los efectos del sedentarismo, también es necesario agregar un ejercicio formal (nuestras recomendaciones: entrenamiento de fuerza y HIITs) esto le traerá grandes beneficios como:

  • Normalizar los niveles de glucosa, insulina y leptina.
  • Fortalece los músculos
  • Aumenta tu capacidad pulmonar
  • El corazón trabaja de manera más eficiente
  • Hay producción de nuevas neuronas lo que favorece la memoria y aprendizaje
  • Fortalece los huesos, previniendo la osteoporosis.

Menos ejercicio, mejores resultados

El corazón se fortalece sometiéndolo a esfuerzos constantes, esto solo debe hacerse de forma intermitente y por un tiempo breve, no durante horas.

El “cardio popular” intenso y por largo tiempo, en vez de beneficiarte podría desencadenar procesos inflamatorios que a la larga dañan el corazón.

Por fortuna existe un entrenamiento ideal, para no pasar tantas horas en el gimnasio y que nos aporta grandes beneficios:

  • HIITS (por sus siglas en inglés, High Intensity Interval Training) es un Entrenamiento por Intervalos de Alta Intensidad.

Este entrenamiento puede realizarse en tan solo 20 minutos, de 2 a 3 veces a la semana, cuando mucho.

Entre los beneficios más potentes de los entrenamientos por intervalos de alta intensidad están:

  • Normalizar los niveles de insulina (factor muy importante para mejorar cualquier problema de salud, ligado al sindrome metabolico)
  • Impulsa la producción de hormona de crecimiento HGH (indispensable para mejorar la sensibilidad a la insulina, impulsar la oxidación de los depositos de grasa corporal y aumentar o preservar la masa muscular)
  • Activan los dos procesos del corazón: aeróbico y anaeróbico (necesarios para obtener los beneficios cardiovasculares óptimos)

Para saber el procedimiento de este entrenamiento consulta nuestro manual: HIITS.

Sin importar tu nivel actual de actividad física o tu edad, nunca es demasiado tarde para hacer un cambio bueno en tu vida.

Hacer el hábito de ponerte de pie con frecuencia y realizar los HIITs harán una gran diferencia en tu estado de salud física y mental.

Recuerda que antes de iniciar un plan te entrenamiento o ejercicio, es necesario que consultes con tu medico familar al respecto.