Alimenta la flora intestinal

Preparación casera de verduras fermentadas

Además de ser exquisitos, los alimentos fermentados tienen la ventaja adicional de ser remedios potentes que se pueden hacer en casa con un mínimo de inversión y energía.
El simple acto de consumir más alimentos fermentados es la mejor estrategia para optimizar la salud digestiva. Las verduras fermentadas son una excelente fuente de bacteria benéfica.

Puede comer verduras fermentadas como guarnición y agregarlas a ensaladas. Son un excelente sustituto de vinagre, pues el ácido láctico de las verduras es muy parecido al ácido acético del vinagre.

La preparación es muy fácil y económica.

Verduras Fermentadas

  • Prep Time10 min
  • Cooking Method
    • Fermentación

Ingredientes

Para la mezcla:

  • 1 cabeza grande de col orgánica (verde o morada), picada sin el centro; reserva las hojas externas.
  • 2 verduras de raíz de tu elección (zanahoria, rábano o nabo).
  • peladas y picadas.
  • 1 habanero o jalapeño, desvenado y cortado en trozos grandes (opcional)
  • 1 diente de ajo pelado (opcional)
  • 2 cm de jengibre pelado
  • 2 tazas de jugo de apio fresco
  • 1 cucharada de sal del Himalaya
  • 1 capsula de probióticos (el polvo)

Necesitas:

  • 1-2 frascos de cristal limpios con capacidad de un litro
  • Mortero u otra herramienta para presionar las verduras dentro del frasco

Preparación

1

Revuelve las verduras preparadas y los demás ingredientes (ajo o jengibre) en un tazón grande.

Vierte el jugo de apio y el polvo de la capsula de probióticos sobre las verduras y revuélvelas para combinar los ingredientes. El jugo de apio nos aportará sodio y potasio.

2

Mete la mezcla de verduras lo más compacta posible en cada uno de los frascos y presiónala con el mortero para eliminar bolsas de aire. Tapa las verduras con una hoja de col, metiendo la orilla entre el cristal y las verduras.

Asegúrate de que las verduras queden completamente cubiertas del jugo de apio y que llegue hasta la parte más alta del frasco para evitar que quede la menor cantidad posible de aire.

3

Tapa los frascos sin cerrarlos del todo, pues los contenidos se expandirán
por los gases que produce la fermentación.

Deja los frascos reposar en un lugar tibio durante varios días, a una temperatura aproximada de 22º C.

En verano las verduras suelen estar listas al cabo de tres o cuatro días. En invierno pueden tardar hasta siete días.

La única forma de saber si ya están listas es abrir el frasco y probarlas.

Es preferible consumir las verduras no mucho después de fermentarlas, pues con el tiempo se suavizan demasiado y dejan de estar crujientes.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario