Aceites esenciales: Medicina natural

Complementa tu salud física y emocional

Los aceites esenciales se han utilizado durante años para tratar y prevenir diferentes problemas de salud. Las partículas de los aceites esenciales provienen de la extracción o destilación de las diferentes partes de las plantas incluidas las flores, corteza, las raíces, resina y cáscaras.

Son muy inestables: volátiles, frágiles y alterables con la luz. Para obtenerlos de la fuente natural, se utilizan principalmente dos métodos:

  • Destilación: En corriente de vapor
  • Extracción: Por presión en frío (exprimir sin calentar).

Son muy concentrados, a menudo se necesitan cientos de kilos de plantas para obtener su aceite esencial, son más efectivos y potentes que las hiervas en seco y solo se necesitan pequeñas cantidades para lograr los efectos deseados.

Hay que tener en cuenta la calidad de los aceites estos deben ser aceites botánicos esenciales puros y de grado terapéutico.

¿Para qué se usan?

Cada aceite esencial contiene las propiedades de la planta, esos componentes químicos nos servirán para diferentes finalidades.

Los usos van desde aromaterapia, productos de limpieza, cuidado personal de belleza y principalmente como tratamientos de medicina natural sin efectos secundarios.

En general la mayoría de los aceites son antioxidantes, antimicrobianos y antiinflamatorios además tienen cualidades antibacteriales, fungicidas o antivirales y a diferencia de los antibióticos no promueven resistencia.

Hay cientos de aceites esenciales y cada uno tiene un perfil único para beneficios de la salud y unos son más potentes que otros. Por ejemplo, efectos relajantes, estimular el sistema nervioso, otros destacan por sus efectos bactericidas y capacidades analgésicas.

¿Cómo se usan?

Vía oral: Es importante tener mucho cuidado al consumir un aceite esencial ya que son sabores y concentrados muy potentes, respete la dosis y modo de empleo recomendada, a veces una gota es suficiente.

Siempre se debe diluir con otra sustancia conductora como otros aceites, se recomienda el aceite de coco o aceite de oliva.

Vía tópica (absorción por la piel): Los aceites esenciales tienen la capacidad de acceder a nuestro torrente sanguíneo y se difunden por todo el cuerpo.

Usar la dosis recomendada ya que la potencia del aceite esencial puede inclusive quemar o causar ardor en la piel.

Solo algunos de ellos pueden ser aplicados directamente, pero se recomienda por precaución ser diluidos con otra sustancia conductora por ejemplo en un aceite base o una crema neutra. Evitar siempre el contacto con los ojos.

Vía respiratoria: Ya que los aceites esenciales son productos aromáticos y volátiles, se pueden difundir muy fácilmente en el aire.

Al inhalar la fragancia de un aceite esencial, el aroma penetra en el torrente sanguíneo a través de los pulmones y se cree que es por eso por lo que la aromaterapia tiene efectos fisiológicos. Los científicos han descubierto que los aromas pueden incluso influenciar la bioquímica del sistema nervioso.

Puede agregar unas gotas de aceite esencial en un pañuelo esperar a que se seque y olerlo.

Aspectos por considerar

  • Asegurar la calidad del aceite esencial, debe tener en su etiqueta un grado de certificación terapéutica.
  • El precio puede determinar la calidad, cada aceite cuesta diferente sin embargo ninguno de ellos es de bajo costo.
  • Siempre consultar a un experto antes de consumir cualquier aceite esencial.
  • Nunca consumir más de la dosificación recomendada.
  • Evitar el uso interno en niños, mujeres embarazadas y lactando.
  • Los aceites esenciales son un complemento alimenticio no sustituyen una dieta equilibrada o estilo de vida saludable.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario